•  
  •  
 

Viaducto sobre el río Alcazaba

LAV Madrid-Extremadura-frontera portuguesa

Primera infraestructura terminada en el tramo extremeño de la línea de alta velocidad que conectará Madrid con Lisboa

Vista lateral del viaducto lado Badajoz
  • Se ha realizado la prueba preceptiva de carga con camiones en el viaducto para comprobar su buen comportamiento y estabilidad
  • Destaca como elemento singular del primer tramo adjudicado de la línea: Montijo-Badajoz
  • Tiene una extensión total de 130 metros
  • Compuesto por cuatro vanos con luces de 32,5 metros
 

Situación

El viaducto sobre el río Alcazaba se encuentra localizado en el punto kilométrico (p.k.) 43,300 del subtramo Montijo-Badajoz, que discurre por los términos municipales de Montijo, Badajoz y Pueblonuevo del Guadiana. Este tramo, el primero de los adjudicados en esta línea de alta velocidad que unirá Madrid con la capital portuguesa, se incluye a su vez en la sección entre Mérida y Badajoz de 36,2 kilómetros. 

Dentro del tramo Montijo-Badajoz, de 20,2 km de longitud, el viaducto sobre el río Alcazaba comparte protagonismo con otras infraestructuras igualmente destacables: el Puesto de Adelantamiento y Estacionamiento de Trenes (PAET) de Montijo, de 2.419 metros de longitud, y el viaducto sobre el río Guerrero de 209,2 metros.

Vista del viaducto junto a la pila 1
 

Características técnicas

Fabricado en hormigón y acero, este viaducto, que soporta dos vías de ferrocarril de ancho internacional sobre balasto, está compuesto por cuatro vanos para una longitud total de 130 m de longitud. El trazado en planta se corresponde con una alineación en recta. 

La estructura es hiperestática, con un tablero conformado por dos vigas prefabricadas tipo artesas en cada vano. El ancho del tablero es de 14 m. La losa del tablero es de hormigón postensado y se ejecuta en varias fases. La estructura presenta continuidad tanto en la losa como en las vigas. Se disponen apoyos tipos POT (especiales para puentes ferroviarios), unidireccionales y multidireccionales para absorber las acciones transversales y verticales del viaducto, tanto en estribos como en pilas.

Plano del alzado longitudinal del viaducto
  • Plano del alzado longitudinal del viaducto
 

Información Multimedia

 

Los estribos y pilas han sido ejecutados “in situ”. Los estribos son convencionales, su cimentación es profunda con pilotes de 1.500 mm de diámetro. Constan de ocho y cuatro pilotes cada estribo respectivamente. La longitud útil de los pilotes es de 36 m en estribos. Las pilas son de planta ovalada y tienen una altura de 4,17 m bajo tablero. Al igual que los estribos la cimentación es profunda con pilotes de 1.500 mm. Cada pila consta de seis pilotes cuya longitud útil es de 25 m en pilas.    

 

Vista del lateral del viaducto desde el estribo lado Montijo.
  • Vista del lateral del viaducto desde el estribo lado Montijo.
 

Pruebas de carga estática

La prueba, preceptiva en cualquier estructura de este tipo antes de su apertura al tráfico ferroviario, ha permitido comprobar la adecuada concepción del viaducto, así como su estabilidad y el buen comportamiento de la obra. 

La prueba de carga ha consistido en la lectura de flechas (deformaciones de la estructura) en determinados puntos de la estructura después de someter a la misma a un estado de cargas mediante la colocación de vehículos con un peso determinado en puntos concretos de la estructura, y a la lectura de la flecha después de descargar la estructura para comprobar la recuperación y confirmar el comportamiento elástico de la misma. Este proceso se repite en seis fases distintas, que permiten abarcar los cuatro vanos que forman el viaducto del río Alcazaba. 

La prueba de carga estática se realiza antes de la instalación de la vía sobre el viaducto, posteriormente, una vez colocada la vía, se acomete una prueba dinámica con material ferroviario, que comprende tanto una operación de carga estática como dinámica

Vista aérea del viaducto
  • Vista aérea del viaducto
 
  •  
  •